Cómo eliminar las pulgas

como erradicar las pulgas rapidamente

Cuando las hojas empiezán a caer, las pulgas parecen aparecer de repente en todas partes. Si consiguen instalarse dentro de tu casa, tendrás muchos problemas para deshacerte de ellas.

¿Por qué aparecen las pulgas en otoño?

Las pulgas pasan por cuatro etapas. Primero, está el huevo: una hembra puede poner de cien a varios miles a lo largo de su vida. Estos huevos son muy pequeños y pueden permanecer vivos hasta por un año, pero realmente prosperan en los meses calurosos de verano. Así que a medida que nos adentramos en en el mesfde agosto, los huevos empiezán a eclosionar hasta convertirse en larvas.

Estas pulgas bebés están hambrientas y pueden comer cualquier material orgánico, incluyendo los huevos de sus congéneres (si no eclosionan lo suficientemente rápido). Las larvas prefieren los espacios oscuros y húmedos, por lo que se esconden debajo de la ropa de cama y las alfombras. Como solo miden entre 0,06 y 0,16 pulgadas de largo, son difíciles de detectar a menos que inspecciones a fondo el lugar con una linterna.

Una vez que las larvas han comido lo suficiente, se envuelven en capullos y se convierten en pupas. Por lo general, permanecen en esta etapa de siete a diez días si saben que tienen comida al alcance, pero pueden permanecer en este estado durante semanas si las condiciones no son adecuadas. No eclosionarán hasta que detecten un detonador que indique que hay animales cerca. Estas señales pueden incluir niveles elevados de dióxido de carbono, aumento de calor o incluso vibraciones. Una vez que el insecto detecta un desencadenante cercano, emergerá como un adulto.

Así que durante el otoño, te puedes encontrar con una infestación de molestas pulgas en tu hogar. Para deshacerte de ellas, tendrás que limpiar tu casa y tu jardín.

Averigua como llegaron a tu casa

Como con cualquier infestación, tienes que descubrir cuál fue el factor que inicio el problema. La mayoría de las veces, las pulgas llegan a casa a través de los animales. Sin embargo, no te precipites en culpar a Pancho o Luna. Es posible que tú mismo las hayas traído. También puede ser que hayan llegado a través de un animal salvaje, como un mapache, cuando se instala en algún lugar de tu casa o propiedad. Una vez que hayas averiguado de dónde proceden las pulgas, lo primero que has de hacer es eliminar la fuente.

Para los animales silvestres, contrata a un experto, como un especialista en control de animales o un servicio de eliminación de plagas que se ocupe de los animales más grandes, para que los elimine de forma adecuada.
Trata a los perros y gatos con productos como el lufenurón, el imidacloprid o el fipronil.

Para los seres humanos, la Organización Mundial de la Salud recomienda repelente de insectos DEET y una ducha. También te puedes aplicar insecticida en polvo que contenga permetrina, pero debes consultar con un médico antes de usarlo para asegurarte de que es seguro para ti.

No será suficiente con desparasitar al animal o a la persona que trajo las pulgas. Los huevos de pulga pueden caer fácilmente del huésped al suelo, lo que significa que tendrás que tratar cualquier punto por el que el sujeto infestado haya pasado, se haya acostado, se haya sentado o haya sido tocado de alguna otra manera.

Lava la ropa de cama, incluyendo las camas para mascotas, y la ropa en agua caliente con un detergente fuerte. Una vez hecho esto, puedes concentrarte en el resto de tu hogar.

Limpia la casa

Para muchos, la primera defensa contra las pulgas en casa son los nebulizadores, estos dispositivos cubren cada superficie con una capa de pesticida. Esto crea algunos problemas, como forzar a tu familia a abandonar tu hogar durante el tratamiento. Los nebulizadores no son la solución definitiva ya que tienen problemas para llegar a lugares oscuros y húmedos donde las larvas de las pulgas pasan el rato mientras esperan a una presa. Como resultado, es posible que tengas usar nebulizadores varias veces. El pesticida que se deposita en este proceso desaparecerá una vez que aspires o limpies el polvo, destruyendo esa protección temporal.

Así que no te recomendamos que confíes en que rociar insecticidas hará desaparecer por completo a las pulgas. En su lugar, limpia tu casa a fondo con una aspiradora y una aspiradora de vapor.

La aspiradora, la mejor aliada contra las pulgas

Tu aspiradora es, con mucho, tu arma más eficaz contra este tipo de plaga. Un estudio realizado en 2007 por la Universidad Estatal de Ohio encontró que la combinación de pasar la aspiradora y la falta de oxígeno mata a las pulgas en las cuatro etapas de su ciclo de vida. De hecho, esto es tan efectivo que debes aspirar incluso si también estas tomando otras medidas, para hacer que se muevan y entren en contacto con los otros productos que estas usando para acabar con ellas.

Antes de pasar la aspiradora, debes preparar tu máquina. Configura la aspiradora al máximo de potencia y coloca accesorios con cepillos para llegar a grietas y otros lugares de difícil acceso. Introduce un collar para pulgas en el interior de la bolsa del aspirador o un dispositivo de control similar para matar a las pulgas que acaben en la bolsa, también puedes desechar la bolsa del aspirador cada vez que lo uses.

Además de los suelos, recuerda tratar tus muebles. Quita las alfombras y cortinas y pasa la aspiradora a fondo. Debes hacer lo mismo con los muebles tapizados. Las limpiadoras a vapor pueden matar cualquier larva o pupa que no haya sido atrapada por la aspiradora. Tienes que enfocarte en particular en cualquier lugar donde tu mascota o miembro de la familia haya estado, ahí es donde encontrarás la mayor concentración de pulgas.

Por último, antes de volver a colocar las alfombras, aplica un espray anti pulgas como el metopeno o el piriproxifeno. El primero se descompone más rápidamente con la luz del sol, así que resérvalo para lugares oscuros. Si prefieres no usar pesticidas, puedes esparcir un poco de sal en las grietas de los muebles y debajo de las alfombras: Deshidrata las larvas de los insectos.

No olvides el patio

Si las pulgas han infestado tu jardín, entonces volverán a infestar tarde o temprano tu limpio y agradable hogar. Así que lo siguiente que tienes que hacer es acabar con las pulgas de tu jardín. Mientras trabajas, usa pantalones largos, mangas largas y guantes para evitar que estos insectos te ataquen o puedas llevarlos de regreso a tu casa.

Las pulgas se esparcen en el jardín de la misma manera que lo hacen en el interior, de modo que una forma de acabar con ellas es manteniendo tu césped corto y tus árboles podados. Limpia cualquier escombro, como pilas de hojas, que puedan ofrecer un escondite húmedo y oscuro.

Luego, busca lugares sombreados o cálidos donde a tus mascotas les guste pasar el rato. Si es posible, cerca estas áreas y luego trátalas con aerosoles antipulgas o tierra de diatomeas. La tierra de diatomeas deshidrata a los insectos, por lo que sólo debe usarse en áreas que no reciban mucha lluvia o humedad ya que una vez que absorbe el agua, pierde su efectividad.

Las infestaciones de pulgas producen picor e incomodidad, pero son fáciles de prevenir. Con un poco de ciencia y un poco de paciencia, puedes deshacerte de estos chupasangres.

Rate this post